Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Analistas sostienen que la próxima ronda de Conejos de Salarios será clave para medir el ajuste

Un nuevo revés en los datos del mercado de trabajo confirma una lenta pero sostenida tendencia a la reducción de puestos de trabajo por parte de las empresas, que llevó en abril a un aumento del desempleo a sus niveles más altos de los últimos seis años. Mientras que los analistas privados consultados por El Observador esperan que la tendencia continúe y el mercado de trabajo siga ajustándose con una reducción del empleo, el instituto Cuesta Duarte –que asesora a la central de trabajadores– sostiene que la suba del desempleo es coyuntural y aguarda una recuperación en las condiciones del mercado de trabajo, funcional al discurso del Pit-Cnt, que desestima el impacto del cambio de ciclo económico en la actividad local.
La tasa de desocupación aumentó de 7,3% de la población económicamente activa en marzo a 8,1% en abril, según los datos difundidos ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se trata del mayor registro desde abril de 2009, cuando la economía uruguaya enfrentaba los coletasos del estallido de la crisis económica internacional. Los actuales niveles de desempleo se ubican 1,3 puntos porcentuales por encima de los de abril del año pasado.
Eso implicó que en los últimos 12 meses relevados 22.700 uruguayos engrosaron las filas de desempleados en términos netos, de acuerdo a los cálculos de la Unidad de Análisis Económico de El Observador, que considera las proyecciones oficiales de población.
La tasa de desempleo mide qué porcentaje de la población que busca un empleo no consigue obtenerlo. Un aumento de esa variable puede deberse a un incremento en el número de uruguayos que buscan un empleo o a una caída de la cantidad de puestos de trabajo disponibles.
Tanto si se compara con marzo de este año como con abril de 2014, el mercado uruguayo está reduciendo la cantidad de empleos disponibles, según muestran las estadísticas.
La tasa de empleo se ubicó en abril en 59% de la población en edad de trabajar –mayores de 14 años–, por debajo del registro de 59,9% de marzo y de 60,4% de abril del año pasado.
El impacto de la desaceleración
La caída del nivel de actividad en algunos sectores muy demandantes de mano de obra hace que KPMG espere una tasa de empleo para este año en los niveles más bajos de los últimos cinco años, de acuerdo a Marcelo Sibille, economista de la firma.
“Prevemos que la tasa de desempleo continué registrando valores por encima del 7,5% en los próximos meses”, indicó.
Para el economista, dada la necesidad de “ajustar a la baja el déficit fiscal”, el gobierno no tiene mucha cintura para dinamizar la demanda de empleo a través de herramientas como el aumento de la inversión pública.
El rojo de las cuentas públicas se ubicó en 3,7% del Producto Interno Bruto (PIB) en los 12 meses finalizados en abril, según datos del Ministerio de Economía. Si se lo ajusta por factores estrictamente contables, el déficit fiscal se ubica en 3,3% del PIB y el gobierno ha puesto el énfasis en la reducción de la brecha fiscal de cara al próximo Presupuesto.
De acuerdo a Sibille “en el estado actual del ciclo económico deberemos adaptarnos a convivir con una mayor tasa de desempleo que la observada en años anteriores”.
En tanto, el economista de CPA Ferrere, Germán Deagosto, señaló que el último dato de desempleo confirma el deterioro que viene sufriendo el mercado laboral. “Está en línea con el escenario macro en general”, dijo.
“El mercado laboral venía resistiendo, pero estos últimos meses lo que venimos viendo es que empieza a acompasarse a la dinámica más general de desaceleración que se ve en la actividad”, indicó.
Negociación colectiva
Los analistas privados entienden que la próxima ronda de negociación colectiva será un punto clave para determinar el impacto que tendrá la desaceleración económica sobre la cantidad de puestos de trabajo.
De cara al próximo Consejo de Salarios, Deagosto señaló que será la primera vez desde su restablecimiento (durante el primer gobierno de Tabaré Vázquez) que se negociará “en un escenario macroeconómico que no es tan favorable como fue en los últimos años”.
Por este motivo, Deagosto llamó a “manejar el tema con más cautela, para no afectar variables sensibles como el empleo”. El economista mencionó la necesidad de tomar en cuenta las distintas realidades a nivel sectorial.
Desde el Instituto Cuesta Duarte, el investigador Hugo Bai indicó que una tendencia alcista del desempleo no está dentro de sus perspectivas. “Nos imaginábamos un desempleo que este año se iba a mover capaz que un poco más cerca del 7%, creciendo alguna décima de punto”, dijo.
Bai dijo que el 8,1% los sorprendió, pero que también hay que considerar los márgenes de error. “También ha habido meses con datos muy bajos, donde se puede sospechar que pueda haber algún factor estadístico pesando”, apuntó. El economista pidió no hablar de un crecimiento “desmedido” del desempleo y agregó que espera que la cifra en los próximos meses sea menor. Desde su punto de vista, “el dato de abril es un dato puntual; lo más probable es que tengamos guarismos más bajos que terminen dando un promedio más cercano al 7% que al 8%”.
En el terreno de la negociación salarial, Bai sostuvo que más que una política de moderación salarial hay que tener en cuenta la realidad de cada sector. “Hay sectores a los que en esta coyuntura les sigue yendo muy bien, que están en condiciones de seguir avanzando en la mejora salarial, y posiblemente pueda haber otros en los que haya que tener cuidados”, manifestó.
A través de su cuenta de Twitter, el economista Javier de Haedo, sostuvo: “Si el Pit Cnt no cambia su actitud ante los datos del mercado de trabajo, pronto vamos a tener la tasa de desempleo en dos dígitos”.
En su alocución durante el acto de la central sindical, durante el paro parcial del 11 de junio, el dirigente Jorge Bermúdez reivindicó que “la lucha paga”. Dijo que el gobierno, “lo que no puede hacer es dejarse llevar por delante por un discurso de los sectores conservadores, por el discurso de las patronales que a caballo de una crisis que no existe quieren arremeter contra el salario y las condiciones laborales de las grandes mayorías populares”.Expectativas: Empeora inflación y déficit
Los analistas consultados por el Banco Central (BCU) en su encuesta de expectativas del mes de junio estimaron un leve empeoramiento en la inflación a fin de año con respecto al pronóstico realizado en mayo, al pasar, en la mediana de las proyecciones, de 8,28% a 8,38%. Además, proyectaron un dólar más caro a fin de año, que en el promedio de las consultas, pasó de $ 27,50 en mayo a $ 27,70 en junio. Asimismo, la proyección de déficit fiscal empeoró levemente, de 3% a 3,05%, y las expectativas de crecimiento se mantuvieron en 2,9% al cierre de 2015.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir en redes sociales:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinFacebooktwittergoogle_pluslinkedin