Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Varios grupos importantes todavía no cerraron; podría haber prórrogas.

A pocos días de que termine la ronda de Consejos de Salarios, 39 grupos de 64 llegaron a acuerdos, pero varios de los más numerosos no han cerrado. Lo que está ocurriendo augura que a mediados de 2016 cuando comiencen las tratativas que abarcarán a más trabajadores que los de este año, en un contexto en el que la economía esté igual o incluso más desacelerada, el panorama será todavía más complicado.

Milton Castellano, director del centro de estudios Cuesta- Duarte del Pit-Cnt, dijo a El País que “se está atravesando una ronda más complicada que las anteriores”, y que en los casos en los que se ha podido avanzar, esto se debió a que se flexibilizaron los lineamientos planteados por el Poder Ejecutivo. Los inconvenientes se explican a veces por la oposición del Ejecutivo a lo que acordaron empresarios y trabajadores, y a veces porque los sectores patronales “adoptan la postura de flotar y esconderse” detrás de los lineamientos del gobierno, sostuvo Castellano. Los grupos de metalúrgica, educación privada, servicios de acompañantes, prensa escrita, vestimenta e industria textil, son algunos de los sectores que todavía no acordaron.

A lo que Castellano denomina “rigideces” del Ejecutivo, se suma que la inflación persiste en un nivel alto y fuera del “rango-meta” del gobierno, lo que hace que los trabajadores estén más “desconfiados”, según dijo el presidente del sindicato del comercio, Ismael Fuentes.

A mediados de 2016 comenzarán negociaciones claves que abarcarán nada menos que a unos 400.000 trabajadores del sector servicios con salarios bajos (los “quincemilpesistas”, como los denominan informalmente en el Pit), y a asalariados domésticos y rurales que suman más de 100.000. Castellano ya advierte que “con pautas rígidas es muy difícil negociar”.

El miércoles de tarde habrá una reunión de evaluación de la ronda en el ministerio y podría haber prórrogas, pero Castellano advirtió que a fin de año y en los primeros días de enero siempre resulta complicado negociar, y por eso dijo que los trabajadores quieren acelerar las retroactividades que correspondan y el cálculo de los aguinaldos. “Si no hay acuerdo, habrá que empezar a votar. Una prórroga a esta altura del año es poco creíble”, consideró Castellano que en esto coincide con algunos empresarios.

En el subgrupo 11 que abarca al comercio minorista de la alimentación, los trabajadores y Cambadu habían llegado a un acuerdo, pero el Ejecutivo planteó reparos ya que teme el traslado a precios de los ajustes. Castellano explicó que el acuerdo era bastante satisfactorio para el sindicato porque implicaba 3,5% de aumento por sobre los lineamientos del gobierno que ya contemplaban incrementos especiales para este sector que tiene salarios muy bajos.

El acuerdo tendría tres años de vigencia, en el primero supondría que el sector sería considerado “dinámico”, y en el segundo y tercero “moderado”, pero aún no está cerrado. “La inflación es la gran preocupación y por eso creemos que es muy peligroso desindexar. En los salarios más bajos se destina un porcentaje mayor a los alimentos y alquileres”, señaló Fuentes. El sindicato y Cambadu han barajado usar el concepto de “partidas fijas” si el Ejecutivo reiterase sus objeciones a los porcentajes de ajuste.

Visión empresarial.

Los empresarios insisten en que del lado sindical no se asume todavía el cambio en el escenario de la economía, a la que se considera virtualmente estancada. Como ejemplo, una fuente de la Cámara de Industrias, mencionó lo que pasa en el sector metalúrgico y sus subgrupos.

Ninguno de estos grupos cerró y en el caso de la industria naval un inconveniente relevante es que el sindicato plantea la reducción a 6 horas de la jornada laboral y eso ha trabado las conversaciones. “Están pidiendo el Obelisco pero no estamos en Reyes”, dijo con ironía la fuente que se quejó porque pese a que las empresas demostraron con documentación que el sector está en problemas y ha perdido miles de puestos de trabajo, el Ejecutivo ha hecho propuestas que apuntan a incrementos salariales reales.

Agregó que probablemente las empresas deberán aceptar conceder algún punto de recuperación salarial por sobre la inflación porque el sindicato metalúrgico es fuerte, a diferencia de otros, como el textil, y “el que no quiere guerra tiene que pagar peaje”.

Fuente: Diario El País

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir en redes sociales:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinFacebooktwittergoogle_pluslinkedin